Historia

CEMENTERIO

La Junta Directiva de la Sociedad Israelita de Be­neficencia, en la reunión efectuada el 3 de Julio de 1926, lanzó la idea de establecer en Cali un Cementerio Hebreo, poro se presentó el problema de que sin te­ner Personería Jurídica, la Sociedad no podía adquirir propiedad raíz alguna. Por este motivo, la idea del Cementerio fue aplazada para otra ocasión más propicia. Para obtener Personería Jurídica, fue necesario redac­tar un proyecto de Estatutos como base para obtener la Personería. Después de algunos días, el señor Moisés Mizrachi, con la ayuda de otros miembros, presenta­ron un proyecto de Estatutos, que después de ser es­tudiado y aprobado por la Junta Directiva, fue encomendado a un abogado para los efectos legales. El abo­gado, después de estudiar y hacer las correcciones a que había lugar, sugirió la idea de cambiar el nombre de la Sociedad por el Centro Israelita de Beneficencia. Y así quedó el dicho nombre hasta el día de hoy. Por una resolución desfavorable de parte del Gobernador del Departamento, las gestiones para la obtención de la Personería, costaron cuatro años de lucha y de mu­chos gastos. Por fin, con la ayuda del señor Marcial Lemos (que era muy amigo de la colonia), y con la intervención del doctor Sofonías Yacup y de otros a­bogados, unos en Cali y otros en Bogotá, se consiguió que el señor Gobernador revocara la resolución por otra favorable. Y fue así, que el día 12 de Enero de 1930, fue obtenida la Personería Jurídica del “CENTRO ISRAELITA DE BENEFICENCIA “EZRATH ISRAEL” de Cali.

Una vez obtenida la Personería, hubo necesidad de gestionar ante el Concejo Municipal de Cali, el permi­so para establecer un Cementerio Hebreo en la ciudad (anteriormente, los pocos fallecimientos de Jdíos en

Cali y sus alrededores, fueron sepultados en el Ce­menterio Protestante que estaba en la Carrera 5?, en­tre las Calles 21 y 22 de esta ciudad). Este permiso del Concejo Municipal, costó también mucha lucha para conseguirlo. Por fin, el 12 de Octubre de 1930, el Con­cejo Municipal de Cali, dictó un acuerdo por el cual se permite el establecimiento de un Cementerio laico y ofreció para este fin un lote de terreno que mide tres mil metros cuadrados de propiedad del Municipio, pa­ra que sea dividido así: 1.500 metros para Cemente­rio Israelita y 1.500 metros para Cementerio Protes­tante y así, desocupar el Cementerio Protestante que estaba en todo el centro de la ciudad. Una vez obteni­do el lote de terreno, se procedió a la nivelación del terreno, la construcción de los muros y el portal. En Diciembre del mismo año, quedó el Cementerio termi­nado. La primera víctima que fue enterrada en el Ce­menterio Israelita, fue la señora Estrella de Edery, quien semanas antes, fue entusiasta y activísima en la recolección de fondos para la construcción. El falle­cimiento de Estrella fue sentido profundamente por la colectividad.

En el mes de Mayo de 1941, el señor Arnold Bor­genicht, en su calidad de Presidente de la Sociedad Hebrea de Socorros, por medio de una carta, presentó al Centro Israelita una proposición por la cual trata de asociar a la Sociedad Hebrea de Socorro de la pro­piedad del Cementerio bajo las siguientes condiciones:

  1. La Sociedad Hebrea de Socorros compra con sus propios recursos un lote de terreno no menor de tres mil metros cuadrados en un lote adyacente al Ce­menterio existente y cercarlo debidamente por su cuenta;
  2. El Centro Israelita por su parte, aporta el Cementerio Israelita tal cual esté en ese día.
  3. Que se eleve a escritura pública en la cual debe constar que tanto el Cementerio existente como el nuevo lote, pertenecen al centro Israelita y a la So­ciedad Hebrea de Socorros,, por partes iguales. Pero en vista de que la Sociedad Hebrea de Socorros no tenía todavía Personería Jurídica, se hará la escritura a nombre de dos personas que la Sociedad Hebrea
  4. Una vez hecha la escritura, se nombra una nueva Hebrá Kadishá y una nueva administración del Cementerio y sus entradas sean independientes de am­bos Centros.

Esta propuesta fue presentada a la Asamblea Ge­neral del Centro Israelita y fue negada por unanimi­dad.

TERRENOS ADYACENTES AL CEMENTERIO

En el mes de Mayo de 1944, el Centro Israelita, después de casi dos años de negociaciones, perfeccio­nó la compra del terreno adyacente al Cementerio, te­rreno que mide catorce mil quinientos metros cua­drados. Para recoger fondos para completar el valor de la compra, se comisionó a los señores Elías Shabot y Elías Castel, quienes hicieron una gira por los pue­blos del interior y colectaron fondos para este fin.

En el mes de Julio de 1945, el Centro Israelita, por conducto de Elías Shabot, hizo trasladar, por cuenta del Centro, a siete cadáveres de Judíos que estaban en­terrados en el antiguo Cementerio Protestante, situado en la Carrera Quinta, entre las Calles 21 y 22 de esta ciudad.

En Asamblea General del Centro Israelita, reunida el primero de Octubre. de 1952, la Unión Federal He­brea solicitó del Centro los derechos de propiedad del Cementerio, adquiridos por el Centro a dicha entidad para que lo administre a nombre de las tres comunidades de Cali, o sea, la Sociedad Hebrea de Socorros, la Unión Cultural Israelita y el Centro Israelita. Para recompensar al Centro Israelita por los valores paga­dos por éste, las otras Sociedades pagarán al Centro una suma cuyo monto se pondrán de acuerdo median­te una comisión que será nombrada al efecto. Esta pro­puesta de la Unión Federal Hebrea, fue negada por unanimidad en la Asamblea.

Algún tiempo más tarde, los señores Jaime Edery y Elías Shabot, en su calidad de representantes del Centro en la Unión Federal, informaron a la Junta Di­rectiva del Centro que en el seno de la Unión Federal crece de día en día el deseo d administrar directamen­te el Cementerio y propone que cada una de las Co­munidades de Cali, compre una tercera parte de la propiedad y ponerla bajo la dirección de la Unión Fe­deral. El valor que se estimaría la propiedad, será de 45.000.00 pesos. Esta proposición fue presentada a la Asamblea siguiente y otra vez fue negada por unani­midad, declarando: el Campo Santo es una reliquia que no se puede vender a ningún precio.

El 3 de Febrero de 1955, bajo la presidencia del señor Elías Benrey, y por insistencia de la Unión Fe­deral, se volvió a tratar el asunto del Cementerio. El señor Marco Ventura dijo en la Junta, que la Unión Federal y la Sociedad Hebrea de Socorros deseaban comprar una parte de los terrenos del Cementerio y el Centro Israelita siempre lo ha negado con el pre­texto que no quería bajo ningún punto de vista, que el Campo Santo sirviera para ser explotado. El Centro Israelita ha sobrellevado esta carga para beneficio de la Comunidad y por esto hay que rechazar cualquier oferta. El señor Benrey propuso dar en venta un pe­dazo del terreno al estilo de los Cementerios Israeli­tas en Francia y otros países europeos, es decir, que este pedazo de terreno sea exclusivamente de los Askenazim, que ellos podrán administrar por separado, Pero no llegar a formarse una división material.

En el mes de Noviembre de 1955, después de tan­tos años de propuestas y contra propuestas, los repre­sentantes del Centro Israelita y de las otras dos Co­munidades, la Sociedad Hebrea de Socorro y la Unión Cultural Israelita llegaron a un acuerdo de convertir el Cementerio en propiedad de las tres Comunidades, así: La propiedad fue avaluada en ciento veinte mil pesos, el Centro Israelita aportó el terreno por la su­ma mencionada y las dos Comunidades, la Sociedad Hebrea ‘de Socorros y la Unión Cultural Israelita pa­garán al Centro la suma de cuarenta mil pesos ($ 40.000.00) cada una. El trato fue cumplido y el Ce­menterio quedó de propiedad de las tres Comunidades con iguales derechos y obligaciones. Para la ad­ministración del Cementerio fue constituida una co­misión que se llamó “JUNTA INTERCOMUNITARIA”, a cuyo cargo quedó la’ administración del Cementerio.

Así que después de 25 años de ser de exclusiva propiedad y administración del Centro Israelita, el Ce­menterio fue convertido en propiedad y administración Comunitaria.

HEBRA KADISHA

Desde la construcción del Cementerio en el año de 1930, la Hebrá Kadishá fue a cargo exclusivo del Centro Israelita. La Hebrá Kadishá fue compuesta originalmente por los señores Jack Alfandary, Elías Shabot, Armando Nessim y Ezra Kaim. Después de diez años de la formación de esta primera Hebrá Ka­dishá, o sea en el año de 1940, tanto la Sociedad He­brea de Socorros como la Unión Cultural Israelita, pi­dieron que fueran incluidos en la Hebrá. El Centro Israelita aceptando esta petición, convocó a una reunión de las tres Comunidades. El 18 de Junio de 1940, se efectuó dicha reunión general en el Edificio del Centro. En esta reunión, fué creada una nueva Hebrá Kadishá, que fue compuesta en la forma siguiente: por el Centro Israelita: Elías Shabot, Armando Nessim, David Venveniste y Ezra Kaim; por la Sociedad He­brea de Socorros: Samuel Schraer y Zurich Frenk, y por la Unión Cultural Israelita: Salo Freidbaber, Ar­turo Schragenheim y el señor Plaut. Esta Hebrá, des­pués de trabajar varios meses activamente, fue des­membrada paulatinamente por el desinterés de sus miembros, hasta que por fin, quedó nuevamente en manos de los miembros del Centro. Y la administra­ción del Cementerio quedó en manos del señor Elías Shabot por todo el tiempo hasta el año de 1954, fecha que se ausentó del país para dirigirse a Israel,